EyeOS, eyeERP y las licencias Open Source.

Desde hace un par de meses he estado atento a lo que pasa con eyeOS (®), un sistema operativo via web browser(??) o en vías de serlo (hola Pau!), descargando sus versiones casi al momento en que salen, y por supuesto… hinchando las pelotas de sus (eso fue en plural??) developers para que me guíen en la articulación de nuevas aplicaciones en PHP/Ajax para esta incipiente plataforma. Así paso a paso, estoy empezando a construir una aplicación que por el momento es bastante menos que una versión alfa_minus_gama™, pero que estoy haciendo crecer a punta de mucho empeño, ya que soy principiante en los rumbos de PHP/Ajax (y también de ambos por separado).

La cuestión es que con Pau Garcia-Mila, hablamos casi a diario (en realidad yo pregunto, y el responde, generalmente :P) y ha manifestado interés por el incipiente eyeERP que me tiene lleno de preguntas, y su posible inclusión como una App de eyeOS, obviamente siendo licenciado con la GPL.

Antes de decir nada, a mi la GPL me gusta mucho. La he leído, y también he leído documentos que la alaban su capacidad de crear redes sociales entorno a una aplicación, sobre todo en el caso de las que están en sus faces iniciales 🙂 … Pero, yo tengo cierta idea dando vueltas en la cabeza.

En el Encuentro Linux 2004 (adelante Journal!!, jip! ~jip~), discutí con gente ligada a proyectos de nivel empresarial que estaban en vias de definir la licencia de su producto(http://humano2.org). En aquella misma mesa estaba Pedro Villavicencio, uno de los monos (léase developer) de GNOME y Phillip Neumman una cabeza dura que /aun/ usa BSD (:-P). Esa discusión estuvo muy, muy interesante. Por un lado humano2 queriendo hacer un buen negocio al ofrecer un producto Open Source, que en aquellos momentos pasaba por la necesidad de licenciarse bajo alguna de nuestras queridas Open Source Licences y por otro los hackers dando sus prolíficas opiniones.

Philip les decía que eran mejor negocio las licencias BSD y MIT, y, Pedro por su parte recalcaba el valor añadido de la GPL: LA comunidad. Aunque BSD/MIT (las licencias) también son ampliamente aceptadas en la comunidad Open Source, la GPL es la reina indiscutida. E ahí cuando Tim Dehales recalcaba que lo que ellos (humano2) buscaban era abrir el producto a la comunidad de manera que genera un beneficio mutuo… pero, sin dejar de ganar dinero.

He sacado esta discusión a colación debido a la necesidad de licenciar mi eyeERP… y a mi /clara/ incapacidad para determinar cual seria la mejor licencia ha usar en este caso, ya que, por un lado quiero liberar el código, pero por otro no quiero dejar de ganar dinero con mi trabajo (y de paso bajar mi nivel de deudas con mi universidad…aghh); que si bien es el de un primerizo en el lenguaje, es trabajo al fin y al cabo.

Agradecería que uds., los que me leen (que cada día son más !!) me ayudaran a determinar cual es la mejor Licencia en mi caso particular:

GPL -> BPL (beer public license???) -> BSD -> SiPL (sexual issues public licence) -> MIT -> y un largo etcetera….

Internet: Neutralidad en peligro

por Alberto Mordojovich (*)

Las principales compañías telefónicas de EEUU han anunciado planes para cobrar a los portales y empresas de software de internet por el transporte de sus contenidos y aplicaciones cuando el destinatario sea un cliente de ellas en banda ancha. A cambio de esa nueva tarifa, las telefónicas darían a estas empresas “derechos preferentes” de velocidad de acceso a sus redes. Así, quienes deseen dar un buen servicio a los clientes atendidos por estas compañías tendrían que pagar extra por usar esta vía expedita dentro de la misma internet. Afortunadamente, Google y otros han anunciado que no pagarán estas tarifas y no serán víctimas de la política de ciber-extorsión que pretenden las telefonicas de ese pais. Ojala y el resto siga el mismo camino.

En la internet los datos viajan en paquetes, tal como las cartas en el correo, llevan la dirección de origen y destino en cada uno de ellos. Los nodos intermedios, a través de equipos de conmutación, leen estas direcciones y “enrutan” los paquetes en la dirección optima que les permite llegar a su destino en el menor tiempo posible. Cuando existe congestión en un enlace o en un nodo, los paquetes esperan su turno para ser transmitidos o buscan rutas mas despejadas. La oferta de las telefónicas equivaldría a marcar los paquetes de quienes paguen por ello para obtener un trato preferente del resto, violando el principio de neutralidad que ha regido hasta hoy en internet, el que se puede resumir diciendo que la red trata a todos los paquetes por igual, democráticamente.

Si el mercado acepta la propuesta de las telefónicas que controlan el acceso final a los clientes, se crearía el incentivo para estas de dejar a la internet sin nuevas inversiones y, peor aún, equivaldría a tener una red vial con caminos de tierra, lenta y congestionada, y otra red de supercarreteras de alta velocidad siempre expedita. Sin embargo, quien decide por qué red circularían los datos no es el consumidor, sino las telefónicas. Es fácil imaginar el riesgo que esta practica tarifaría impondría al libre al libre desarrollo de internet, a la libertad de la información y al ejercicio de los derechos civiles.

Internet a sido una fuente de creatividad, innovación, y el instrumento principal del progreso económico de la ultima década. El principio de neutralidad no es ajeno a estos resultados, ya que ha permitido el florecimiento y desarrollo de nuevas empresas basadas en ideas que han beneficiado a millones de personas. La mayoría de estas empresas partieron sin grandes capitales y demostraron que internet paga rápido a los empresarios que hicieron posible la llegada de estos beneficios a sus usuarios.

En nuestro país, la telefónica dominante tampoco respeta el principio de neutralidad de internet. En efecto, Telefonica CTC Chile, al bloquear las aplicaciones de internet que compiten con los servicios que esta compañía provee por otras redes, ya sean de voz o datos, transgrede el principio de neutralidad y castiga a sus clientes a un acceso parcial a internet, y pero aun, sin informárselos. Hoy CTC bloquea, entre otros, los paquetes telefonía, pero mañana podría ser cualquier otra aplicación como la televisión, la mensajería instantánea, la telemedicina, la educación a distancia, o cualquier otro en la que tenga interés económico. Internet puede seguir aportando al mundo con mayores grados de libertad y democracia, pero descuida, puede llegar a ser una gran pesadilla orwelliana.

Resulta insólito y frustrante comprobar que éstas y otras conductas de esta compañía en la internet chilena cuenten con el silencio cómplice del gobierno. La actual política de dejar hacer y dejar pasar de la Secretaría de Telecomunicaciones ha significado ceder el liderazgo que Chile tuvo a nivel mundial en el sector. El país ha perdido una oportunidad de oro para incorporarse a la Sociedad de la Información, tal como lo prometio el Presidente Lagos en su discurso inaugural. Promesa que hoy vemos incumplida, a pesar de tener todo para lograrlo. El gobierno de Michelle Bachelet tiene una nueva oportunidad de corregir el rumbo y recuperar el tiempo perdido por el bien del país.

(*) Gerente General Magenta y RedVoiss, Para el espacio de Ideas&Debates de el periódico chileno La Tercera.