Vicios, sentencias y estar high

La pega que tengo es super rara. Porque hago una cosa, pero la aplico de ochocientas formas diferentes. Y eso aburre un poco. El exceso rutinario de falta de rutina, agota, y el cuerpo y/o la psiquis, exijen algún grado de rutina. Al mismo tiempo, cuando consigue rutina, explota pidiendo un giro.

Ese mismo ciclo cansa un poco, pero al final, es agradable, porque todo lo mejor puede estar a la vuelta de la esquina, aunque a media calle este la cagada.

Anteayer, llego El Negro:

El Negro
Labrador, 3 meses, glossy, tierno, baboso, torpe, un poco gordo y soltero.

Ayer, salimos con Ricardo, a despejar las neuronas, y fue increíblemente funcional. Le falto más barro, eso sí 😛

En la rivera del rio maipo, a menos velocidad de la que parece
En la GMC Jimmy Sierra 1975 de Ricardo

Y, hoy dia entrego dos proyectos en los que me quede trabajando anoche, y, voy a ver una moto… ta ta ta taan…


🙂

¿Cierto que no es normal que lleve como 4 horas escuchando calle 13? :S

One comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *